¿Cómo cepillar a mi perro?

De la misma forma en que las caricias representan un mecanismo de comunicación entre los seres humanos e incluso entre ejemplares de otras muchas especies, el cepillado representa un lazo equivalente entre ser humano y animal.

Con esta práctica se fortalece la confianza entre los dos y además brinda equilibrio y serenidad al animal. Otro importante beneficio es que permite verificar el estado de salud de su pelaje. A través del cepillado es posible detectar heridas y parásitos, o notar resequedades, nudos, etc.

Si bien no todos los perros requieren por ejemplo de la misma frecuencia de cepillado, lo cierto es que todos sí necesitan ser cepillados, pues se remueven pelos sueltos, les evita enredos y favorece la distribución adecuada de aceites naturales que lubrican y mantienen en buen estado su piel.

Cómo cepillar a mi perro fácilmente

Un perro al que se le brinde un cepillado con regularidad soltará menos pelos sobre muebles y pisos. Los expertos recomiendan cepillar casi a diario a los perros de pelo largo, mientras que aquellos de pelo corto estarán bien con un cepillado semanal.

Lamentablemente el desconocimiento sobre el tipo de cepillo que debemos usar hace que muchos perros no encuentren esta experiencia para nada agradable.

Debemos hacer que este sea un momento de tranquilidad por lo que debemos comenzar eligiendo un cepillo de cerdas que no lastimen su piel; debemos acostumbrarlos al cepillado desde pequeños y tratarlos con suavidad durante el proceso.

Se debe comenzar por la cabeza en dirección de su cola a lo largo de su lomo y se debe tratar de hacerlo brevemente, premiándolo al final con alguna galleta o golosina.

Si el cepillado se da después del baño, se debe tener en cuenta que habrá que secarlo primero; si usa un secador, gradúe la temperatura del aire para que no se sienta muy caliente, mientras lo cepilla.

Si se trata de una raza de pelo largo, recuerde despejar siempre sus ojos para evitar problemas de visión en edad avanzada y poder verificar constantemente el estado de salud de sus ojos. La conjuntivitis es una consecuencia de descuidos en este sentido.

Algunas razas exigen un mayor cuidado sobre este último aspecto; entre ellas están: caniche, Shih Tzu, Maltés, Pequinés y Yorkshire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *