¿Cómo duermen y sueñan los perros?

Por el alto desgaste de energía que puede tener nuestro perro, su horario de sueño es distinto al nuestro.

A lo largo del día puede realizar varias siestas de sueño ligero y vigilante que le permite permanecer atento a cualquier estímulo auditivo o de movimiento. Estos periodos de pausa se constituyen en descansos reparadores a nivel físico, pues su mente permanece muy activa.

Cómo duermen los perros

Un descanso adecuado a través de estos periodos contribuye a un mejor estado de su pelaje, sus músculos y además de su estado anímico y psíquico.

El periodo más largo de sueño se da en la noche, durante la cual debe descansar un promedio de ocho horas. Dentro de este tiempo existe un lapso de apenas unos 20 minutos en el que su sueño es profundo; el resto del tiempo descansa en un estado leve de sueño en el que puede levantarse y dar un par de vueltas por sus rincones favoritos o los lugares prohibidos.

Cómo sueñan los perros

En su corto periodo de sueño profundo, el perro presenta un comportamiento caracterizado por el movimiento rápido de sus ojos cerrados, así como una serie de movimientos producto de la actividad eléctrica en su cerebro.

Es por ello que solemos escucharlos gruñir, moverse, patear y hasta ladrar.  Si la calidad de este sueño es adecuada, el animal tendrá una buena salud y actitud. El dormir en exceso al contrario no es bueno para ellos y es síntoma de alguna deficiencia nutricional o falta de energía que con el paso del tiempo puede conducir a un problema de obesidad.

Un periodo de descanso bien aprovechado le permite igualmente deshacerse de esas pequeñas y grandes frustraciones vividas a lo largo del día.

Al igual que en los seres humanos, el insomnio también se hace presente en nuestros amigos lo perros y como consecuencia por no lograr relajarse, se puede activar algún nivel de agresividad en su comportamiento habitual.

Es posible detectar este problema verificando si el animal se muestra somnoliento durante el día o si cuando logra dormir no parece estar tranquilo sino que presenta movimientos bruscos.

Una causa común de esta situación es la presencia de fiebre, por lo que deberá verificar el nivel de humedad de su hocico.

Por último asegúrese que su perro cuente con un sitio cómodo y tranquilo, siempre en el mismo lugar al que pueda acudir cuando se sienta cansado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *