¿Dónde debe dormir mi perro?

Uno de los primeros aspectos que deberemos afrontar a la hora de educar a nuestro perro es la elección del lugar donde dormirá. Los primeros días nos gusta estar a todas horas con él y podemos caer en la tentación de llevarlo a dormir con nosotros en nuestra cama.

Este es un error que debemos evitar, ya que al final acabará haciéndose el dueño de la cama y nos será muy difícil hacer que duerma en otro sitio.

Podemos elegir cualquiera de las camas especiales para perros que hay en el mercado, o en su defecto, por lo menos su propia manta o una pequeña colchoneta, donde pueda recostarse.

Dónde va a dormir el perrito

Una gran ventaja de este tipo de cunas es que son fácilmente transportables, y si en alguna ocasión tenemos que viajar, podemos llevarla con nosotros, haciendo que nuestro perro extrañe menos la nueva ubicación.

En cuanto a la situación, tenemos que encontrar un lugar confortable donde colocarlo, alejado de corrientes de aire o ruidos. Puede ser por supuesto en nuestra habitación, pero como hemos dicho nunca en nuestra propia cama.

Lo ideal es que se trate de un sitio tranquilo, donde normalmente no haya gente, ya que los perros también necesitan sus momentos de tranquilidad y agradecerán un lugar donde retirarse y estar solos.

Al principio nos costará enseñarle que ese es su espacio, pero en poco tiempo lo verá como propio y el mismo permanecerá gran parte del tiempo allí, jugando o símplemente descansando. Para educarle, las primeras veces deberemos acompañarle con suavidad hasta la cuna.

Una vez allí, le reforzaremos positivamente con caricias o alguna galleta. Es importante que asocie la cama con algo agradable, por lo que nunca le daremos voces o tiraremos de él bruscamente a la hora de acompañarle. Es él quién debe entrar en la cama por su propio pie, nunca tiene que verlo como una obligación.

Dejaremos también sus juguetes dentro de la cama. Al lado pondremos su comedero y bebedero.  En muy poco tiempo veremos como se convierte en su rincón.

Y vuestro perro, ¿dónde duerme? ¿Tiene su propio rincón, o has sucumbido y duerme en tu cama? Si tiene su propia cuna ¿dónde está colocada? Como siempre, esperamos vuestros comentarios y experiencias.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *